La OIM, la OIT y la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional presentan nuevo estudio sobre migración y trabajo infantil en Honduras

27 Junio, 2019

 

En el marco del Día mundial contra el trabajo infantil (12 de junio) la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional (SRECI), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentaron el estudio “Migración y trabajo infantil – Honduras 2019” en San Pedro Sula.

Este estudio muestra información sobre la niñez migrante no acompañada retornada a Honduras, sus familias y su vínculo con el trabajo infantil. Los resultados obtenidos brindan un panorama más claro sobre la situación para ayudar a la gestión humanitaria y la elaboración de políticas públicas basadas en el conocimiento.

“Hacemos un llamado al Estado, a la sociedad y a la familia hondureña para que unan esfuerzos a favor de la garantía y cumplimiento pleno de la Convención de Derechos del Niño, con especial énfasis en la niñez y adolescencia migrante. Es imperante que – en todas las decisiones que tomemos – prioricemos aquello que erradique la explotación infantil, que minimice cada vez más los riesgos de la migración irregular y que restituya por completo los derechos fundamentales de la población migrante más joven. Así, aportaremos al desarrollo del país a favor de todas y todos”, dijo el Jefe de Misión para El Salvador, Guatemala y Honduras, Jorge Peraza Breedy.

Entre los principales hallazgos de la investigación, se tiene que la mayoría de la niñez migrante no acompañada retornada a Honduras son adolescentes de 13 a 17 años de edad (88 %) y que 75 % son niños. También, refiere que los principales lugares de destino son Estados Unidos y México. Además, a partir de las encuestas, se pudo identificar los departamentos de origen con mayor porcentaje de niñez migrante retornada, entre los que destacan: Cortés, Francisco Morazán y Yoro.

En cuanto a trabajo infantil, a partir del estudio se sabe que alrededor de 404, 000 niños, niñas y adolescentes trabajan en Honduras. El 68.5 % de la niñez migrante retornada tenía un trabajo remunerado antes de emprender la ruta migratoria, y que en promedio trabajaban 34.8 horas por semana. El sector con mayor porcentaje de niñez trabajadora era el de agricultura, donde estaban involucrados principalmente los niños (57 % del total), mientras que las niñas lo estaban en el trabajo doméstico (28 % del total).

Si bien la migración se vincula a factores multicausales como búsqueda de trabajo, mejores condiciones de vida, reunificación familiar, mayor seguridad, entre otros; el 57 % de la niñez migrante que trabajaba antes de su viaje, migró por razones laborales; y el 26 % que no trabajaba antes de su viaje, migró también por razones laborales. En este sentido, el estudio sugiere que la probabilidad de que el (la) niño (a) haya migrado por motivos laborales es mayor cuando realizó trabajo infantil previo. 

Una de las características más preocupantes de la niñez migrante retornada que trabajaba antes de partir es que el 82 % no cumplía con la escolaridad esperada, mientras que aquellos que no trabajaban sí la cumplían.

Por otro lado, el estudio también presenta a la niñez migrante que tenía un trabajo no remunerado antes de migrar. Al respecto, se esclarece que el 61 % realizaba trabajo familiar no remunerado y que trabajaban en promedio 8.6 horas semanales. A diferencia del caso de la niñez migrante trabajadora remunerada, el mayor porcentaje de este otro grupo realizaba trabajo doméstico (87 % niñas y 73 % niños).

Un dato interesante a destacar para la niñez migrante retornada con trabajo no remunerado es que las niñas tienen mayor porcentaje de migración por motivos laborales cuando no tuvieron trabajo no remunerado previo en comparación con las que sí habían trabajado sin remuneración.

Con los nuevos datos recogidos por el estudio de la SRECI, OIT y OIM, Honduras cuenta con un nuevo recurso útil y de primera mano para mejorar las políticas de atención y acompañamiento para la reintegración de la niñez migrante retornada. Por otra parte, la caracterización obtenida también ayudará a prevenir la migración irregular de los niños, niñas y adolescentes del país.

La impresión de este estudio se realizó con el financiamiento del Programa Regional sobre Migración de la OIM (Programa Mesoamérica) financiado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Para más información contactar a Melanie Gómez, coordinadora nacional del Programa en Honduras, al correo megomez@iom.int

Para conocer más resultados del estudio puede ingresar a  https://bit.ly/2KlI6HJ