Costa Rica repatria 36 costarricenses tras el paso del huracán María por Puerto Rico


Date Publish: 
11/06/2017

Tras el paso del huracán María por las islas del Caribe, un grupo de 36 costarricenses regresaron a su país desde Puerto Rico. El Gobierno de Costa Rica realizó esta gestión de carácter humanitario, gracias al trabajo coordinado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), con el aporte solidario de la Aerolínea Volaris Costa Rica y el acompañamiento de la OIM.

Costa Rica establece en su legislación la responsabilidad del Estado, a través de la DGME, de velar por el retorno de las personas nacionales en el exterior, afectadas por causas humanitarias. Esta repatriación se ejecutó según este mandato y con aplicación de principios éticos, morales y jurídicos a través del Fondo Social Migratorio, creado en el 2011, el cual se dirige tanto a apoyar el proceso de integración social de la población migrante como a atender las necesidades humanitarias de costarricenses en el exterior.

“La OIM felicita al Gobierno de Costa Rica por la operación dirigida a la protección de sus ciudadanos afectados por crisis, resaltando la coordinación entre las instituciones y la implementación de las Directrices para la protección de los migrantes en los países en situación de conflicto o desastre natural, iniciativa mundial apoyada por el mismo Gobierno de Costa Rica. La OIM seguirá apoyando esfuerzos de protección consular y humanitaria con capacitaciones en Costa Rica y a través la región, involucrando también a empresas privadas para continuar con la creciente colaboración entre sectores demostrada en esta oportunidad por el Gobierno de Costa Rica”, manifestó Roeland de Wilde, Jefe de Misión de la OIM en Costa Rica.

Los costarricenses repatriados se mostraron agradecidos, dadas las duras condiciones que se vivían en la isla caribeña: “Nunca me imaginé pasar por una experiencia así, de salir de la casa iba a ver todo tan destrozado”. “Nosotros en el hotel teníamos acceso a todos los servicios, pero no teníamos cómo comunicarnos con la familia que era lo primordial”, manifestaron algunos de los costarricenses en el avión.

Situaciones similares a las ocurridas con el huracán Irma, representan un llamado de atención sobre la vulnerabilidad de la región ante los desastres de origen natural y sus impactos en las poblaciones migrantes. De ahí que en los últimos años, se ha expresado la voluntad de asegurar que las necesidades de las personas migrantes en países en situación de crisis sean atendidas adecuadamente. Así fue como un pequeño grupo de actores estatales, empezaron a trabajar para explorar y definir los retos, estudiar las buenas prácticas, recolectar evidencias y finalmente proponer una serie de directrices para fortalecer las capacidades para salvar vidas y atender la vulnerabilidad de las personas migrantes en las crisis, a través de la Iniciativa Migrantes en Países en Situaciones de Crisis (MICIC).

Las Directrices MICIC facilitan la incorporación de acciones dirigidas a las personas migrantes dentro de los planes nacionales de gestión de riesgo, atención a crisis y desastres, para países de origen y destino. De esta forma los Estados pueden dar una respuesta humanitaria efectiva para proteger a las personas migrantes.

A partir de estas directrices, la OIM, a través del Programa Mesoamérica,  desarrolló una metodología de capacitación para 

mejorar las capacidades de los Estados y otras partes interesadas para prepararse y responder a las crisis que afectan a los migrantes. En Costa Rica, OIM ha organizado dos talleres locales (Upala y Paso Canoas), con un total entre ambos de 33 participantes de 27 instituciones  y uno a nivel nacional, con 26 representantes de instituciones estatales y sociedad civil. En la región mesoamericana, la OIM  implementó 17 talleres similares, capacitando a 300 funcionarios estatales y de la sociedad civil.

Esta iniciativa es posible con el apoyo del Programa Mesoamérica, el cual pretende contribuir al desarrollo e implementación de estrategias en Mesoamérica para la promoción de la migración regular, ordenada y segura, asegurando la adecuada protección de los migrantes más vulnerables.